Presentación

2018/12/12

Hacia fondos pensionales de y para los trabajadores

Comisión de trabajadores ecuatorianos discute sobre seguridad social. Fotografía: Hugo Ortiz / Asamblea Nacional
A los grupos sindicales, asociaciones profesionales, grupos cívicos y partidos políticos de Colombia, este diagnóstico y propuesta:
  • No confundan a los fondos de pensiones con las administradoras de los fondos de pensiones.  Los FONDOS son patrimonio colectivo y propiedad de sus cotizantes, las sociedades ADMINISTRADORAS son empresas aparte, al servicio de sus propios dueños, que son Sarmiento Angulo y el GEA etc. 
  • No que hay que combatir a los FONDOS sino a las sociedades ADMINISTRADORAS, por su abuso e ineficiencia.
  • Hay que tomarse en serio el que los FONDOS son patrimonio y propiedad de sus cotizantes: la inversión de los fondos debe procurar la prosperidad sostenible de los cotizantes, por sobre cualquier otra meta (sea por ejemplo la prosperidad de los intermediarios financieros: si prosperan los intermediarios, magnífico, pero si no, no importa).
  • Alrededor del mundo, las organizaciones serias (empresa privada, fundaciones sin ánimo de lucro, agencias del gobierno) tienen consejos o juntas (de administración o directivas, llámenlas como quieran). Esa junta gobierna a la organización, estableciendo objetivos y estrategias, eligiendo, supervisando y despidiendo a sus directores ejecutivos si es preciso. En las empresas comerciales esa junta directiva debe trabajar para que la organización procure los objetivos de sus accionistas.  
  • En Colombia hemos tolerado la aberración de que los FONDOS de pensiones, como organizaciones, no tengan juntas directivas que hagan cumplir los intereses de los cotizantes, dueños legítimos de la organización. En cambio, hemos dejado que los FONDOS sean dirigidos por entes externas, las sociedades ADMINISTRADORAS, que por supuesto tienen como prioridad las ganancias de Sarmiento Angulo, el GEA, Grupo Colpatria etc (verdaderos dueños de las administradoras).
  • Las sociedades administradoras sí tienen juntas directivas, muy funcionales a los objetivos de sus dueños. Como contentillo y apariencia, la ley dice que en esas juntas directivas deben tener asiento dos representantes de los cotizantes. Pero no seamos ingenuos:
  • Si no hay cuerpo orgánico que defienda los intereses de los cotizantes, ¿nos debe sorprender que el sistema pensional le funcione muy bien a los dueños de las administradoras y mal a los cotizantes, y que las reformas pensionales traerán sacrificio a los cotizantes y prosperidad a Sarmiento Angulo y su combo? No es teoría de la conspiración, sino simple lógica organizacional: en la mesa de las decisiones, deciden los intereses representados. Y como a los cotizantes nadie los representa, les irá muy mal
  • Ya este diagnóstico apunta a una solución: en la reforma pensional hay que hacer que los fondos tengan sus propias juntas, independientes de las administradoras.
  • Los fondos no deben estar atados a una administradora: la junta debe poder elegir qué administradora va a encargarse de las tareas, y si lo decide, puede decidir conformar una administradora propia, que no sea propiedad de otros y por tanto no tenga conflictos de interés.    
  • Las juntas deben estar integradas por buenos representantes de los intereses de los cotizantes. Recomiendo entusiásticamente unos materiales   educativos de la federación holandesa de fondos pensionales, https://www.pensioenfederatie.nl/website/engelse-website/publications-in-english/publications-in-english
  Quizás más importante, esta propuesta abre las puertas a otras posibilidades. Ya el problema no es de consumidores que quieren un mejor producto, sino de dueños de capital que quieren dirigir su inversión -- capital de un tamaño tan grande que los hace dueños reales de gran parte de las economías nacionales. En un segundo artículo del blog vamos a hablar de esto. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario