2017/12/18

Tasas de reemplazo pensional: hacia la ruina de los estratos 3, 4 y 5.

Hay una perla en una reciente columna (http://www.dinero.com/edicion-impresa/opinion/articulo/mitos-y-falsedades-por-santiago-montenegro/253320# ) del jefe de Asofondos en Dinero. Como ejemplo de mito y falsedad, dice:
... una ex ministra no se cansa de repetir que la tasa de reemplazo promedio de las pensiones del RAIS es solo 30%, cuando en realidad está por encima del 80%. Es decir, 50 puntos de diferencia. Si solo se tienen en cuenta los mayores ingresos, la tasa de reemplazo comienza a bajar, precisamente, porque, a diferencia del régimen público, en el RAIS no subsidia a los ricos.

Asunto es importante y merece explicación: la tasa de reemplazo es la proporción entre lo que recibe el nuevo pensionado cada periodo, y el salario que recibió recientemente por el mismo periodo. Si el salario mensual era 8 millones de pesos antes de pensionarse, y ahora de pensionado recibe 2 millones al mes, la tasa de reemplazo es 2/8 = 25% .

El acumulado final del ahorro de cada individuo es producto de
  • su historia salarial, a veces escasa, irregular y deficiente,
  • su sacrificio personal y familiar,
  • la rentabilidad de las inversiones pensionales, dependiente a su vez de
    • la suerte de los mercados, 
    • la combinación de competencia y voracidad parasítica de las administradoras pensionales, que le deja al ahorrador algo de la rentabilidad del mercado.
Cuando el trabajador se pensiona, su acumulado se volvería prima que compraría una renta vitalicia. Para suponer un valor, copiemos lo que dice ANIF:
Nuestros cálculos sugieren que la prima de una renta vitalicia que promete 1 SML estaría rondando los $199 millones (pesos de 2017), descontando disfrutes de 25 años y un costo-margen de las aseguradoras del 1% (pag. 47, http://anif.co/sites/default/files/investigaciones/anif-refpensional0917.pdf; otras cifras hablan de $150 millones, etc.

Si en la cuenta de la persona sólo hubiera $100 millones, la persona no podría en principio comprar esa "renta vitalicia" -- pero si ha cumplido con los demás requisitos para pensionarse, recibe un subsidio del Fondo de Garantía de Pensión Mínima (FGPM): en este caso, otros $100 millones adicionales, hasta completar los $200 requeridos por la aseguradora, y así la persona recibe una mesada -- de un mínimo. Todos los que reciban la ayuda del FGPM recibirán un mínimo de mesada, punto.

Entonces, para las personas que cotizaron sobre un salario mínimo, al pensionarse su tasa de reemplazo será del 100%: cotizaron sobre un mínimo y recibirán de mesada un mínimo.

Para los que cotizaron sobre dos mínimos y al pensionarse recibirán también un mínimo, su tasa de reemplazo será del 50%, y así sucesivamente.

Y si la persona estaba cotizando sobre, por ejemplo, tres mínimos, pero no alcanzó a acumular los $200 millones, pues su tasa de reemplazo será de un tercio o 33%:
(1 sal min que recibe) / (3 sal min que recibía y sobre los que cotizaba).

Siguendo por esa línea acabaremos llegando a ese estrato de personas que sí acumularon lo suficiente, digamos $200 millones: esas personas no recibirán subsidio del FGPM y quedarán recibiendo mesadas apenas superiores al salario mínimo: en promedio, ¿sobre cuántos salarios de cotización? ¿con qué tasas de reemplazo?

De ahí puede estar saliendo el 30% que menciona la exministra Cecilia López. 
... una ex ministra no se cansa de repetir que la tasa de reemplazo promedio de las pensiones del RAIS es solo 30%, cuando en realidad está por encima del 80%. Es decir, 50 puntos de diferencia. Si solo se tienen en cuenta los mayores ingresos, la tasa de reemplazo comienza a bajar,
Montenegro sólo puede justificar esa tasa de reemplazo del 80% porque incluye los beneficiarios de FGPM: aquellas personas con tasas de reemplazo del 100% y 90% y 80%, etc. Sin ese subsidio, que ha venido en realidad del bolsillo de los contribuyentes, la tasa sería muchísimo más baja.

Montenegro debería responder con honestidad acerca de la verdadera eficiencia del régimen de Ahorro Individual, y no escudarse en el FGPM:
  • para los pensionados que no recibieron subsidio, ¿cuál es su tasa de reemplazo promedio? 
  • y para todo los pensionados, hayan o no recibido subsidio, cuál es la relación entre su salario promedio de cotización y sus acumulados (medidos como fracción de la prima necesaria para una renta vitalicia)?
Montenegro ni siquiera intentó analizar cómo fue que Cecilia López llegó a la cifra de 30%. Me pregunto si no quiso atreverse.

Si efectivamente la tasa de reemplazo es del 30%, eso quiere decir que la clase media y media alta colombiana, aquella que justamente ha sido acusada, de manera demagógica, de estar llena de ricos beneficiarios de injustos subsidios (alguien que cotizaba sobre 4 ó 5 salarios mínimos, ¿rico? ¡por favor!), y hasta de quitarle el pan de la boca a quienes el sistema político y económico dejó por fuera del ahorro pensional, está en serio peligro en los años venideros.

Ante esto es necesario que
  • los directivos actuales y anteriores de las administradoras de fondos pensionales, aseguradoras, Asofondos y Fasecolda, 
  • los funcionarios actuales y anteriores de las agencias regulatorias y supervisoras gubernamentales (MinHacienda, SuperFinanciera, URF),
  • y los expertos consultores nacionales y extranjeros que ayudaron en el diseño de este sistema, 
sean llamados a declarar ante comisiones del congreso, a contestar entre otras las siguientes preguntas:
  • ¿por qué las propuestas de reforma son todas sacrificio para el cotizante, y se ignora la eficiencia y ganancias excesivas de las administradoras y aseguradoras?
  • ¿por qué las rentabilidades obtenidas por las administradoras no han sido mayores durante la etapa de acumulación?
  • ¿cuál ha sido la eficiencia de las aseguradoras para que estén dando mesadas tan bajas?
  • ¿dónde estaba la supervisión gubernamental sobre eficiencia del sistema?