2018/02/04

La burla de las cuentas de "largo plazo" y "corto plazo" en cesantías, y qué hacer.

Ahora que se acerca el tiempo de recibir el auxilio de cesantías, explicaré cómo  las administradoras pensionales nos han metido en un negocio muy mediocre administrando nuestras cesantías en la llamada subcuenta de "largo plazo". Pero también anoto cómo podemos reaccionar contra esto. 



En todo negocio hemos de entender cuáles son las partes a cada lado del mismo, y cómo es que cada parte hace su plata.  

En la administración de fondos de pensiones y cesantías, el fondo es un conjunto de cuentas de dinero que pertenecen a cotizantes. Como ente autónomo, el fondo es propiedad de los cotizantes. 

En cambio, la administradora del fondo es una corporación que ha sido autorizada por la ley para manejar el dinero reunido en el fondo (en inversiones en varios activos), y encargarse además de unas tareas administrativas: recoger el dinero que los empleadores (y empleados independientes) ponen en esas cuentas, atender y procesar las solicitudes de desembolso, informar a los cotizantes sobre la rentabilidad del fondo, etc. 

Es apenas lógico que cobren algo, pero siempre debemos preguntar si esos costos compensan lo que estamos ganando.

Para analizarlo con juicio, sirve entender qué tipo de comisión cobra la AFP. Al administrar Fondos de Cesantía, la AFP cobra un porcentaje del balance total que existe en cada cuenta.

(Ese mismo tipo de comisión, sobre balance  saldo, es el usado en los Fondos Voluntarios de pensiones y por el saldo de los aportes voluntarios en Fondos Obligatorios. En cambio, de los aportes ordinarios a los Fondos Obligatorios, la AFP cobra una comisión sobre cada aporte que entra. )

En bien del trabajador, particularmente en función de los distintos objetivos que el trabajador tenga con sus cesantías, la normativa colombiana estableció que han de haber dos tipos de subcuentas, y que el trabajador puede repartir su plata allí.

Si usted no ha retirado recientemente su ahorro de cesantía en fondos administrados por las AFP (Protección, Porvenir, Colfondos y OldMutual), es muy probable que la mayoría de esa plata esté en la llamada subcuenta de "Largo Plazo" (LP).

Hay otra subcuenta, la llamada de “Corto Plazo” (CP), en donde se pone la plata que entra cada febrero. Mucha gente retira la plata, pero otros la acumulan. En agosto, lo que queda en la subcuenta de CP pasa a la de LP. 

De su saldo promedio en la subcuenta de Largo Plazo, la AFP se han estado llevando, como comisión, 3% de ese saldo promedio al año. ¿cómo lo hacen? le restan, cada día, un pequeño porcentaje del saldo de ese día. Ese porcentaje es 0.008219178%, resultado de dividir 3% entre 365 días. (*)

Sobre los saldos en la subcuenta de Corto Plazo la AFP cobra 1% al año, también liquidado diariamente. 

Es necesario considerar la composición del portafolio de cada subcuenta (y de paso explicar por qué se llaman de Largo o Corto Plazo).

  • El portafolio de la subcuenta de Corto Plazo está casi todo, 100%, en renta fija.
  • El portafolio de la subcuenta de Largo Plazo está 60% en renta fija y 40% en renta variable.

Se supone que la rentabilidad de activos de renta variable es mayor en el largo plazo, pero tiende a oscilar más. La rentabilidad de activos de renta fija es menor en el largo plazo, pero es más estable. Para alguien que necesite hacer un pago inescapable en un par de años, por ejemplo (pagar una matrícula universitaria o una cuota inicial de una casa), sería más sensato tener puesto el dinero en activos de renta fija. Para alguien con metas más distantes y sin una fecha específica, el dinero en activos de renta variable puede ser mejor. Por ello los nombres de "largo" y "corto" plazo de las subcuentas.


Tiene mucho sentido haber creado esos portafolios diferentes, para diferentes necesidades. Lo que no tiene sentido es que, al cobrar comisiones tan altas en esa cuenta de largo plazo, la única beneficiada sea la administradora, y ya no el ahorrador

Alguien puede preguntarse si esas comisiones son altas porque se necesitan para acceder a activos que podrán dar buenas rentabilidades: si son el precio que hay que pagar por gasolina super-extra para que el motor alcance su potencial.

No es así: estadísticamente, aún si consideramos que costos y comisiones fueran cero, lo esperable es que el tipo de activo en el que invierten las administradoras obtendrá las mismas rentabilidades que el total de inversionistas del mercado. Las administradoras de fondos pensionales no han sido ni serán bendecidas con rentabilidades superiores a los del resto del mercado de esos tipos de activos que administran. Puede que en algunos meses o años sus rentabilidades sean superiores, pero a lo largo del tiempo sus rentabilidades serán promedio.

Si a ese rendimiento promedio le restamos costos y comisiones, cuánto más altas sean éstas, menor será el rendimiento neto y el beneficio para el ahorrador.

¿Por qué son tan altas las comisiones? La norma no ordena que cobren 3% anual de  los saldos en la subcuenta de largo plazo, sino que 3% es el tope máximo de lo que pueden cobrar. En teoría las AFP competirían entre sí y bajarían esas comisiones a su justa proporción. Por el contrario, como hemos visto antes, las AFP se han amangualado para mantener cobrando las máximas comisiones posibles.

Aquí voy a mostrar cómo esa comisión tan alta del 3% destruye el beneficio de posible mayor rentabilidad que tendría esa subcuenta de "largo plazo" para el  ahorrador.

Recordemos entonces: el valor futuro, después de un año, de un capital K invertido en unos activos, será función de la rentabilidad de los activos subyacentes y del descuento de las comisiones y costos.

Matemáticamente, K (1+r)(1-c) 

En el caso del portafolio de "Largo Plazo", que es una combinación de los tipos de activos  (40% de renta variable y 60% de renta fija), la rentabilidad combinada bruta será una suma ponderada de la rentabilidad de esos dos activos.

Por ejemplo, supongamos que al principio de año tenemos 20 millones de pesos, y sabemos su composición interna: 8 millones en renta variable (40%) y 12 millones en renta fija (60% del portafolio), y que el fondo no cobra comisiones.

Supongamos que el rendimiento nominal de la renta variable fue de 10%, y que el rendimiento nominal de la renta fija fue de 6%.

Al final del año tendremos
8(1+0.1)=8 (1.1) = 8,8 millones en renta variable,
12(1+0.06)=12,72 millones en renta fija.
8,8 + 12,72 =  21,52 millones en total, así que el incremento fue de 1 - (21.52/20) =  7,6%

esto se pudo haber también calculado en general como
(10/100)(40/100) + (6/100)(60/100) = (400/10000)+(360/10000) = 760/10000 = 7,6%

Como la administradora se lleva 3%, la rentabilidad bruta del 7,6% quedará convertida en (1+0.076)(1-0.03) -1 =  4.372%

(nótese que en ese rango de números la aproximación 7,6% - 3% = 4,6% funciona bastante bien).

Si bien no es posible pronosticar la rentabilidad de los activos en unos años próximos, por lo variables que son, sí es posible estimar la rentabilidad en el largo plazo. De discusiones como las de  aquí y aquí, podemos suponer que las rentabilidades de los activos de renta fija estarán entre 0% y 1% real, y la de los activos de renta variable entre 5 y 7% real.

Sirve pensar en alternativas, tener el dinero en una de tres opciones (en rigor, es posible repartirla entre LP y CP, pero para ilustrar el punto vamos a suponer las opciones extremas)

  • 100% en la subcuenta de LP, 
  • 100% en la subcuenta de CP, 
  • sacarla de las cesantías y ponerla en un banco en CDT. 

Primero comparemos

  • desempeño de la subcuenta "LP" frente a la subcuenta "CP", y luego  
  • el desempeño de la subcuenta LP frente a la unenta en CDT, 

ante unos rangos de rentabilidades posibles de los activos subyacentes (Renta Variable y Renta Fija).

Subcuenta "Largo Plazo" frente a subcuenta "Corto Plazo" 

La parte central de la tabla muestra la rentabilidades anuales del portafolio en la subcuenta "Largo Plazo" (40% renta variable y 60% renta fija, recordemos), bajo comisiones anuales del 3%.

El valor en cada celda de calcula como
(1+(RentabilidadDeRenta Variable)*(40/100) + (RentabilidadRenta Fija)(60/100))*(1-0.03) -1
donde la RentabilidadDeRentaVariable es la de la columna vertical y la RentabilidadDeRentaFija es la de la fila horizontal.

A un lado, en la columna C, están  las rentabilidades de la subcuenta de CortoPlazo, es decir la rentabilidad bruta combinada con la comisión del 1% que cobra la AFP por administrar dinero en la Subcuenta de CortoPlazo.

Por ejemplo, (1+0.025)*(1-0.01)-1 = 0.012275 ~ 1,23%


Se nota cómo en un rango plausible de rentabilidades para ambos tipos de activos, no es claro que la subcuenta de Largo Plazo sea claramente dominante, sore todo si se advierte que rentabilidades de más de 7% anual real, según los expertos, van a ser poco probables.

También se anota cómo las rentabildiades netas van a ser muy bajas en general, la mayoría de menos de 1% real. Esto nos lleva a la segunda comparación: 

Subcuenta "Largo Plazo" frente a hipotética cuenta en CDT.

 En esta tabla aprovechemos para hacer una comparación: supongamos que en lugar de tener las cesantías en esas subcuentas de las AFP, las hubiéremos podido haber tenido en un CDT, afuera, en una institución bancaria.

Supongamos además que los rendimientos de los CDT son equivalentes al rendimiento de la renta fija, sin comisión.



Concluimos que con el CDT nos hubiera ido mejor, excepto cuando las rentabilidades de la renta variable fueran muy altas.

Una cuenta en CDT no tiene que ser hipotética. Si lo pensamos bien, no hay razón por la cual una persona no pudiera depositar plata en CDT en un banco o corporación o cooperativa financiera y llamarlo "Cuenta de Cesantía"; a cambio de eso el banco se compromete a no devolver la plata sino en los casos prescritos por la norma.




Así, querido lector, hemos visto que que las AFP están ganando una comisión jugosísima a costa de aumentar el riesgo, y que bajo supuestos razonables, es muy posible que no haya ninguna ventaja en tener la plata en esa cuenta de largo plazo. Lo racional entonces, para la gran mayoría de ahorradores de cesantías, sería trasladar lo que tienen en la subcuenta de "largo plazo" y ponerla toda en el "corto plazo". Una jugada así tendría ventajas y riesgos:
Ventajas:
Tendrían menos volatilidad en su dinero, aún disfrutando las razonables rentabilidades que ha dado la la renta fija colombiana.
Riesgos:
En condiciones normales, el riesgo sería el de costo de oportunidad -- el perder la oportunidad de ganarse la lotería de las rentabilidades extraordinarias altas. Ahora, es posible que haya situaciones extraordinarias en las que los CDT y las cuentas bancarias pierdan liquidez. Pero en este caso, el problema no sería de las cesantías, sino de la economía en general. Voy a insistir en que parte de las inversiones de corto plazo estén en vehículos más robustos frente a tales contingencias.